jueves, 8 de abril de 2010

VEINTE TOROS

Existe en el río Santo Pepe una laguna llamada Veinte Toros. Ojalá tuviera tantos peces como leyendas. Confieso que de niño sentia miedo de ir a pescar de noche, aun en compañía de adultos. O quizá a causa de ellos. Pero ésta es una sección de mentiras, en otro momento contaré leyendas.
Sucedió (¡cuándo no!) en el boliche de Etchedo. Era de nochecita y el clima propicio para historias fantásticas. Contaba el “capataz” que en esa laguna había pescado un bagre de tres quilos. Como de costumbre nadie le creyó y ni siquiera le prestaron demasiada atención. Derivó la conversación hacia los misterios que rodeaban el pesquero. Dijo el “Nufio” Testa: -Lo que me pasó a mí sí es increíble. Una noche oscurísima, sentí un tremendo pique y ni tuve que esperar ya que me dí cuenta que estaba bien prendido. Comencé a recoger y mientras iba trayendo aparecía una como luminosidad que aumentaba en razón directa a la proximidad de la presa. Acá el Nufio hace una pausa seguramente para aumentar el suspenso y también para tomar un poco de vino. ¿¿¿Y...??? dijeron todos...¿Qué era?
Aunque no lo crean: ¡Un farol prendido! El primero en reaccionar fue el “capataz”:-¡Andá, prendido en el agua, eso es imposible! Y el “Nufio”, impasible: -Hagamos una cosa, vos le bajas dos quilos al bagre y yo te apago el farol.-

4 comentarios:

andal13 dijo...

¡Pri!

El nombre de la entrada me hizo recordar los anuncios de remates ganaderos, pero la cosa venía de bicho de agua. Justo la semana pasada comí bagre riquísimo allá por el lago Andresito, pero no sé si llegaba a los 3 kg... Capaz que con fuente y todo...

Santi el de Los Divagues dijo...

No hay duda. El realismo fantástico se originó en los boliches de pescadores de Sto.Pepe.
¿Cuántas lagunas en el mundo se llamarán "Veinte toros"?
Cuando el "Nufio" empezó a mentir, yo pensé que iba a decir que había pescado uno de los 20 toros.
Qué lo parió. Y ese farol. García Márquez queda a la altura de un felpudo.

Fernando Terreno dijo...

Estuve viendo el tamaño de la laguna de la represa Paso de los Toros.
Si esa es así de grande y por ahí pasaron los Veinte Toros, no puedo siquiera imaginar lo grandota que será la del Río Santo Pepe y en consecuencia no nos extrañemos de semejantes bagres...

Marple dijo...

Me encantan tus cuentos del pueblo.
Los pueblos del interior increíblemente todavía siguen igual que San Pepe. Sólo hay que sentarse a conversar y escuchar.Doy fe:)