sábado, 18 de septiembre de 2010

Los seres humanos formamos grandes grupos (como los países), más pequeños (como las ciudades) y aún más pequeños (los que reúnen gente de la misma profesión por ejemplo).


Una manera de identificar a qué grupo pertenece un individuo podría ser analizando sus costumbres. También nos ayudarían su ropa, sus rasgos etc. Pero sobre todo la manera de comunicarse. El idioma que habla, entendiéndo ésto también como los términos que usa, que le son familiares. Me ha pasado que escuchando una conversación entre médicos (en español) no entendí absolutamente nada.


Por otra parte, es tan personal la interpretación de cada vocablo, la sensación que produce en cada uno que es casi imposible trasmitir un concepto tal como lo entendemos y lo sentimos.



¿Por qué tanta cháchara? Porque se me ocurrió que, como casi todo lo que rodea al ser humano, esta condición es suceptible de ser tomada para la chacota.



Bergson decía que reírnos de nuestros defectos es un mecanismo correctivo. En fin, si alguien pregunta, no sé por que estoy tan divagante...

El asunto es el siguiente: Mi hermano, una persona culta y con cierta formación científica, charlaba en ocasión del primer alunizaje del hombre, con un campesino bastante bruto que no entendía muy bien el asunto.
-Así que ¿llegaron a la luna?
-Así es.
-¿Es verdad que trajeron piedras?
-Si señor.
-Y es muy lejos, ¿verdad?
-Muuuy lejos.
El hombre queda un momento rumiando los datos (a la luna a buscar piedras) y luego explota:
¡¡¡¡¡¡QUÉ BOLAS!!!!!!

16 comentarios:

andal13 dijo...

La verdá, ir hasta allá pa' juntar piedra...
Y ahora están armando un cuete pa' ir al sol.
Habráse visto... y justo ahora, que anuncian sequía.

Fernando Terreno dijo...

Debe ser esa una de las bases del humor. Y hablando de la risa, ¿es exclusiva de la especie humana o la tienen otras?
Dicho sea de paso, también el comentario del campesino se presta a que le demos varios sentidos...

El Santi dijo...

De acuerdo con Fernando. Lo de "qué bolas" se puede agarrar por distintos lados. Qué gracioso. Con los músicos sinfónicos no pasa, porque nunca hablan de música, no les gusta...la música.

El Santi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Santi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Santi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan pascualero dijo...

Andrea: Que no les pase como a Icaro. Fernando: Parece que la risa no solamente es exclusiva de la especie humana sino que también los motivos de la misma son de carácter humano (nos reímos de un perro cuando adopta posiciones o conductas que nos recuerdan actitudes del hombre.

juan pascualero dijo...

Santi: Siempre me llamó la atención, es verdad, nunca hablamos de música. Quizá no convenga profundizar en las razones.

andal13 dijo...

Espero que los botijas de la NASA hayan aprendido de Icaro, y no usen cera de abeja para pegarse las plumas!

ro dijo...

jaja...Muy bueno, Juan! Gracias por visitarme allá y darme para adelante, como dicen los gurises.
Cariños

ro dijo...

jaja...Muy bueno, Juan! Gracias por visitarme allá y darme para adelante, como dicen los gurises.
Cariños

ro dijo...

jaja...Muy bueno, Juan! Gracias por visitarme allá y darme para adelante, como dicen los gurises.
Cariños

ro dijo...

jaja...Muy bueno, Juan! Gracias por visitarme allá y darme para adelante, como dicen los gurises.
Cariños

ro dijo...

jaja...Muy bueno, Juan! Gracias por visitarme allá y darme para adelante, como dicen los gurises.
Cariños

ro dijo...

jaja...Muy bueno, Juan! Gracias por visitarme allá y darme para adelante, como dicen los gurises.
Cariños

juan pascualero dijo...

Ro: Basta! No soy sordo!