sábado, 21 de mayo de 2011

Cuento corto

En el silencio de la noche sonó el teléfono. Supe que era la llamada que esperaba. Desgraciadamente estaba tomando mate y jamás lo interrumpo.

9 comentarios:

El Santi dijo...

Brillante

andal13 dijo...

Como supo comentar Graciela en una ocasión: "matarlo es poco"

¡Jijiji!

yonky dijo...

que el 5 de oro espere entonces.

salu y buen mate.

Fernando Terreno dijo...

¡Qué bueno!
Ya te podés abrir una cuenta en twiter.
Dejo porque me voy con los caracteres...

Marple dijo...

Genial!!!
Parece absurdo pero a mí me puede pasar,jajaj o no llegar al teléfono por no volcar el mate.
abrazos

juan pascualero dijo...

Apenas subí este mamarracho me arrepentí y quise eliminarlo pero me encontré con el comentario del Santi... Y si el Santi dice que es brillante... ¡ejem!
De todos modos, gracias a todos por la paciencia, en el futuro etc...

yiyoalaniz dijo...

Fui yo que te llamé, Juanito. Te quería decir que..... Pah!!.... Me olvidé!!....

juan pascualero dijo...

Yiyo: ¡¡¡Te pasaste!!!

Beatriz Barrios dijo...

Yiyo se confundió. Fuí yo la que te llamó SOTO (jaja), porque para mi, Sotito siempre será Sotito, tu hijo.
Coincido con El Santi: BRILLANTE!