sábado, 24 de mayo de 2008

ARTE Algunos seres humanos generan lo que otros percibirán; otros deberán adecuar su sensibilidad para percibir (comprender, recrear) lo que algunos produzcan.
Aunque la diversidad es inmensa, los materiales y herramientas no difieren demasiado ya que todos apuntan a remover recuerdos o a tocar puntos sensitivos en el plano físico o intelectual (espiritual, ¡bah!).Estoy hablando del arte genuino y de su disfrute (mejor: percepción) igualmente legítimo, no de las peroratas de los discapacitados mentales, imitadores de la vida.
---------------------------------------------------------
La sensación que produce una mancha roja sobre fondo gris en pintura puede compararse con un forte súbito en música. Lo mismo sucede en las demás artes a las que cualquier “efecto”pudiera traducirse.
---------------------------------------------------------
Es obligación de los receptores, trasmitir sus sensaciones y la actitud apropiada
para recibir los valores que producen estas sensaciones.
Es obligación de los artistas trasmitir la técnica con la que se puede comunicar estos valores.
Es obligación de todos mostrar que estos valores son el distintivo mayor de la raza humana y quizá la única cosa creada por nosotros que escapa a la programación genética (de alguna manera).
----------------------------------------------------------
Circunscribirse al manejo artesanal del arte, desechando toda la basura por erudita que parezca o por los apellidos que la firmen (no olvidar que el “prestigio”de la mayoría de los protagonistas es ficticio pues éste es buscado y logrado por gente ambiciosa que es lo mismo que decir tonta).Y entre los tontos no hay buenos artesanos (artistas).
------------------------------------------------------------




Juan Soto Bogliolo

7 comentarios:

Ro dijo...

ESto es como un decálogo del artista, juan. ¿Ese es tu nombre? ¿Te estás dando a conocer o es de otro lo que publicás?
Me parece que coincido con la exigencia de lo artesanal en lo artístico. Pero de lo artesanal no serializado. Lo artesanal como manual y único. Hay propuesta colectiva...A ver si te subís a esta! Besos

andal13 dijo...

Concuerdo contigo que quizás lo que distingue al Homo sapiens del resto del bicherío es el arte... Las abejas no pueden admirar la maravillosa arquitectura de sus panales, los sapos no pueden deleitarse con la melodía de sus diferentes sonidos, pero los humanos -al menos algunos- sí podemos... me atrevería a decir que debemos. Permanecer indiferente ante un hecho artístico por no tomarse la molestia de pararse a analizarlo, por no hacer el esfuerzo intelectual, despoja de humanidad, y deja al animal humano cual hormiga que no tiena la capacidad de quedarse boquiabierta ante la admirable ingeniería de su hormiguero.

Le Santi dijo...

GRACIAS AMIGOS POR LOS SALUDOS EN MI SESENTA ANIVERSARIO (QUÉ LO PARIÓ)

Bué muchachos. Filósofos estamus.
Me parece que se os va la mano. Obligación es mucho decir. Nadie está obligado a nada, o no debería. El artista no está obligado a artistear. El no artista no está obligado a apreciar. Aprecia si puede y si lo creado lo amerita y si le pega dónde le tiene que pegar justo a ese apreciador en potencia. A veces se da el milagro de que se juntan las dos puntas del hecho creativo y todo funciona. A veces se desencuentran y tá, no hay nada que hacerle. Lo que importa es el resultado en la sensibilidad propia y ajena, y a veces eso está acompañado de rompedero de culo y a veces no, a veces sale solo y viva la cara del tipo. A veces un tipo hace algo maravilloso y recién se dan cuenta a los doscientos años. Y a los siguientes doscientos años se dan cuenta de que en realidad era una cagada. No somos nada y no sabemos nada y solamente nos queda hacer lo que tenemos ganas y si pega bien y si no, también. Y después está el tema de los gustos...Seguramente hay una explicación para que me guste Jetrho Tull y no me guste la ópera, a pesar de haber estado cerca de la música "culta" tanto tiempo. Pero esa explicación no me importa. Me cansa pensar en buscarla. La sospecho, pero no me calienta. Y hasta acepto que a algunos amigos les guste Pavarotti y me callo la boca y no les digo cuánto los desprecio...(je)

Ahora me voy a leer lo de la casita flotante...

juan pascualero dijo...

Con lo difícil que me resulta establecer leyes inmutables y verdades inapelables, tiene que venir el Santi (iconoclasta alcoholizado y por si fuera poco: oboísta!)a patearme el bebedero. !No hay derecho! Falta que me heche a perder la utopía de la casa flotante.

juan pascualero dijo...

Donde dice "heche" debió decir: "estúpido ignorante" "eche"

juan pascualero dijo...

Ro y Andrea: No hagan caso al Santi, el pobre está muy viejo y ya no coordina. Gracias por el apoyo. Si no, no se podría vivir.

FLACA dijo...

No, Juan: tú debes continuar con lo tuyo, impertérrito. Algunos te encontramos y te seguimos.