miércoles, 11 de junio de 2008

HERMANO HOMBRE...

Al principio yo estaba muy nervioso.
En realidad no creía tener talento artístico. Por eso me sorprendieron gratamente los primeros aplausos.
La seguridad que me dieron esas muestras de admiración hizo que improvisara nuevos efectos. Estos lograron nuevos y más fervientes aplausos…
Tal vez me perdió mi vanidad… Empecé a considerar al público como algo mío al que podía acercarme impunemente olvidando la primera regla del artista.
Ahora estoy en el suelo, con un ala y dos patas quebradas y llenan mis pensamientos los consejos de mi madre exigiéndome modestia en el cumplimiento de mi destino de mosquito sin acercarme a los humanos, esos entes tan raros que con nosotros conviven.

17 comentarios:

juan pascualero dijo...

Esto está dedicado a Andrea a quien le gustan las joditas.

andal13 dijo...

GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!!!

Y caí como una mosquita, nomás... pensé que te había venido la "angustia artística", o algo así, y ya iba elaborando mentalmente tremenda carta para levantarte el ánimo, hijunagransiete!!!!

Me encantó, che!

FLACA dijo...

Hablarás del mosquito, pero puede encontrársele un significado simbólico.
En definitiva, la moraleja es la siguiente, no te envanezcas, no te creas un genio por más que te aplaudan, no vueles tan alto pensándote superior, porque en esta vida más vale ser humilde. No somos más que un mosquito en el piso con las alas y las patas rotas. En síntesis, no te creas nada, sé tu mismo, lo mejor que puedas. Nada más.

juan pascualero dijo...

¡Sabia la "flaca"!Así es y de ese estado lógico surge como por arte de magia la paz de espíritu.
Andrea: Gracias por las intenciones; dicen que es lo que vale. De todos modos disfruté la venganza. (jijijii)

andal13 dijo...

La venganza es un plato que se come frío...

Debe de ser un helado riquísimo!!!!


Jijiji!

Le Santi dijo...

Pa!!! Qué profundo esto Juan. Tiene un montón de puntas...
Que a veces los aplausos te quiebran las piernas y las alas, más que nada cuando son fáciles o falsos. Que al público más vale mantenerlo lejos...O que el artista es tan frágil y tan rompebolas como un mosquito.
O que no le importa morir aplastado
con tal de conseguir que alguien lo aplauda.
Parafraseando a Andrea: JiJiJi!!!

andal13 dijo...

Pasé a cobrar el copyright... que el "jijiji" lo tengo patentado!!!

Jijiji!!!

María Jesús Lamora dijo...

Menuda moraleja se extrae del texto.
Para tenerla en cuenta, desde luego.
Un abrazo desde España.

Malw Dark dijo...

Hay gente que hace cualquier cosa para que le aplaudan y no se da cuenta que la gente le aplaude a cualquier cosa XD
Pero bueno, yo le tengo terror a la idea de que me suba mucho el ego en algún momento de mi vida, justamente por que ya se que el destino te da esas lecciones. Quien mucho escala, mucho cae u.u'

El Tata dijo...

che, cuchillo. yo no voy a sacar conclusiones de las conclusiones que sacás sobre tu vanidad y tu ego. me queda grande. leyendo los comentarios de los cofrades blogueros, me acuerdo de lo que dice don atahualpa.se pone al lao de los andes y es un enano cualquiera. de modo que, no dándome el cuero para disquisiciones que me quedan grandes,paso a hacerte una cosulta. ¿siempre estudiaste, (si alguna vez estudiaste)con delfino? y en cuanto a lo de los aplausos, a mí que querés que te diga, me gustaban, aunque a veces sabía que no me los merecía. otra cosa, lo del cuchillo del herrero más me corresponde a mí que a vos. a los 15 años, después de ser mozo en un boliche de prostitutas y proxenetas, trabajé en un taller de herrería, que después fue fábrica de cuchillos. de manera que te apropiaste de un título que me corresponde sin pedir autorización. así que no jodas y no te apropies de identidades ajenas. un abrazo

andal13 dijo...

Ay, mamita querida, ligaste rezongo del Tata!!!!

Jijiji!!!

juan pascualero dijo...

Y... sí don tata, estudié con Delfino. Aunque sería más apropiado decir que él intentó infructuosamente enseñarme.
Con respecto al nombre del blog, es un alarde de falsa modestia (qué querrá decir eso!)por lo inapropiado pues el cuchillo del herrero es de palo. Un abrazo don Tata, siga rezongándome que es un honor (para mí)

Ro dijo...

Juan, ¡Cómo me hiciste entrar! Comparto las sensaciones de Andrea. Y las reflexiones de todos. Esto no es solo joda. Acá hay algo más. Algo que también nos toca como bloggeros, porque aunque los aplausos no se oigan en los blogs, bien que nos gusta sentir los elogios. Cuando estamos muy pendientes de ellos, seguro que se nos atrofia el órgano creativo. Pero de todos modos, yo te dedico esto:
clap, clap, clap, clap, clap,clap

Ro dijo...

Sale colectiva futurista, sale! Vamos a imaginar el futuro!

andal13 dijo...

Juan: pasé a saludarte y a agradecerte el comentario... te lo respondí en mi blog.

Sil.* dijo...

Pascualero querido!! Tus reflexiones me hicieron acordar al vuelo de Ícaro.
En esta vida, que suponemos nuestra, no hacemos otra cosa que mostrar con insistencia lo que somos o, lo que pretendemos ser. Es verdad que necesitamos motivar nuestro ánimo pero los aplausos generalmente marean y no existe un solo ser humano que no disfrute de ellos, pero...todo tiene un precio y también un límite.
Aunque tomemos conciencia de lo que somos y de lo que no debemos ser, la línea que los separa, a veces, es demasiado delgada y pronto caemos en la trampa.

Es un placer recorrer tus letras porque siempre me hacen pensar. Siempre me dejás pensando che!!!

Bueno, mosquito de patas rotas y alas quebradas, esta mosquita te envía un gran, pero gran aplauso que viaja por el St.Lucy River!!

María Jesús Lamora dijo...

Ay, ay, ayyyyyyyyyyyyyyyy. Je, je, je.
Cuenta saldada, querido amigo. (No sabía yo que fueras vengativo).
Grrrrrrrrrrrrrr, el JOAO GGGGGGILBERTO.
Un abrazo con sonrisa desde el otro lado de las aguas.